BlogReflexiones

La importancia de lo que tengo

iceberg-80-20

¿La importancia de lo que tengo es menor que la de lo que me falta?

Es una reflexión que os planteo y me planteo con frecuencia para recuperar la medida de las cosas en la vida.

Esta actitud es entrenable y es preciso tener consciencia en nuestra vida de dónde colocamos el foco de nuestra atención.

Ya sea en la práctica de yoga como en la vida misma.

¿Cuánto valor le doy a lo que tengo y lo que puedo hacer?

En función de cuál sea la respuesta estaré más o menos abocado a la dicha o la frustración.

Hoy se lo comentaba a los alumnos en la clase de yoga.

Cuando llegamos a una cierta edad es probable que las posibilidades físicas se vean mermadas o cuando estamos viviendo un momento donde nuestro cuerpo nos está pidiendo a gritos que seamos suaves porque no está en su mejor momento o no tiene el entrenamiento suficiente, y no es menos verdad que si focalizo mi atención en lo que ya no tengo o en lo que no me sale, mi mente dejará de apreciar lo que tengo y puedo hacer enviando un mensaje de bloqueo al cuerpo,  aunque el porcentaje de lo que sí puedo hacer sea muy superior.

En el mundo empresarial se utiliza un principio que se llama "Ley de Pareto" o  ley del 80/20 y la explico brevemente para que se pueda entender con facilidad.

Esta regla  dice lo siguiente:

Si el  20% de nuestros clientes nos aportan el 80% de nuestros ingresos, es imprescindible conocer cuál es ese 20% para dedicar en ellos el 80% de trabajo.

Porque de nada sirve dedicar nuestros esfuerzos al 80% de clientes que sólo nos aportan el 20% de ingresos.

¡¡¡Es pura lógica verdad!!!

como-aprovechar-la-ley-de-pareto-80-20

Pues sí lo es, aunque pocas veces somos capaces de analizar este parámetro  a nivel empresarial y por ello muchas veces trabajamos mucho y obtenemos poco retorno a ese esfuerzo.

Pues lo mismo hacemos en  nuestra vida  aprovechando este concepto.

¿Si lo que puedes hacer es el 80%, para qué empeñarte en lamentos por el 20% que no puedes?

Casi siempre valoramos las posibilidades cuando ya dejamos de tenerlas, y gastamos en los lamentos una energía tremenda que nos lleva en la mayoría de los casos a la frustración, a la pelea y al mal humor.

Así que recuerda:

Utiliza en tu vida la regla del 80/20 para focalizar en lo que tienes y disfrutar de ello.

 

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 702 suscriptores