fbpx

Practicar yoga con respeto al cuerpo

Respetar tu cuerpo significa darte permiso para sentirlo y aceptar lo que sientes durante la práctica de yoga.

Practicar yoga con respeto al cuerpo, es una práctica que requiere atención y es un aprendizaje profundo que puedes desarrollar en tu clase de yoga.

Practicar con respeto al cuerpo es tener conciencia de que la práctica de yoga no es una práctica física solamente y que comprende todas las facetas de la persona.

No siempre tenemos la misma disposición a nivel mental, física y emocional.

Respetar el cuerpo significa darte permiso para no hacer.

Darte permiso para sentir y aceptar.

¿Cómo te encuentras hoy?

¿Está tu mente más colapsada que en otras ocasiones?

¿Estás emocionalmente más tensionada, triste, furiosa, sensible que otros días?

Pues todas estas circunstancias hacen que tu práctica se deba ajustar a tus percepciones y sensaciones de este momento.

De nada vale que lleves practicando yoga algún tiempo si aún no descubriste la influencia que tus emociones tienen en tu cuerpo y por lo tanto en tu práctica.

De nada vale que aún estando en una clase grupal, no seas consciente de que hoy es un día único y que debes escuchar y respectar esta situación.

De poco sirve que,  si empiezas a practicar yoga, trates de copiar lo que hacen los otros compañeros de grupo; porque tu cuerpo y tus posibilidades no son las mismas que las de otros. 

Practicar yoga significa unir la mente al cuerpo, o unir el cuerpo con la mente,  como mejor quieras. 

Practicar asanas, pranayama y meditación con atención para justamente no frustrarte y no generar expectativas que te lleven a un estado aún menos sereno del que te puedas encontrar. 

Disfrutar de tu práctica, de tu capacidad de escucha, de tu respeto por tus circunstancias actuales es uno de los mayor aprendizajes que puedes descubrir en la práctica de yoga. 

Así que practicar con respeto a tu cuerpo supone escuchar, aprender y respetar tu cuerpo para conseguir esa unión que tantos beneficios aporta la práctica de yoga a tu vida cotidiana.

Desde aquí te animo a respetar tu cuerpo en cada práctica de yoga, y también en cada actividad de tu vida cotidiana. 

Si te ha gustado este artículo, compártelo o ven a practicar yoga a nuestro centro. 

Namasté. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir el chat
A %d blogueros les gusta esto: