Teoría del Yoga

Definición del yoga de Yehuedi Menuhin

El yoga no tiene religión

Contrariamente a lo que a veces se dice (sin duda por desconocimiento) para practicar yoga no tienes que profesar en ninguna religión específica, de hecho es practicado en todo el mundo por católicos, protestantes, judíos, ateos, agnósticos, budistas, etc.

En palabras de Yehudi Menuhin, director de orquesta judío que aprendió a practicar yoga con B.K.S.Iyegar

“La práctica del yoga despierta un sentido fundamental de la medida y la proporción. Reducidos como estamos a nuestro propio cuerpo- nuestro primer instrumento- aprendemos a ejercitarlo sacando de el la máxima resonancia y armonía.”

Definición del yoga de Yehuedi Menuhin
Definición del yoga de Yehuedi Menuhin

De hecho hoy estaba escuchando una entrevista con Steve McCurry , fotógrafo famosísimo entre otras obras por la “La muchacha Afgana” que lleva haciendo fotografías por todo el mundo, y sobre todo en India, Pakistán, Afganistán y otros, y el periodista le preguntó:

¿Que pudo aprender Ud. como persona en todos estos años, recorriendo tantos países y confesiones?

Y su respuesta fue:

“Aprendí que a pesar de las confesiones religiosas o de las culturas de los pueblos, las personas tenemos más en común que aquello que nos diferencia”.

El yoga te permite ser consciente de tu yo interior a través de las asanas y de la meditación, y todo el que tenga confesiones religiosas sean cuales sean, podrá pensar que ese yo interior en calma y consciente se puede acercar mejor a Dios, pero los que no tengan una fe religiosa también pueden disfrutar conociendo ese ser íntimo que se puede descubrir a través de la meditación.

En la actualidad personas en todo el mundo y con distintas creencias religiosas practican yoga, porque seamos de la religión que seamos; todos necesitamos encontrarnos a nosotros mismos y eso, sin duda ninguna puedes encontrarlo a través del yoga.

Tadasana la postura de la montaña

TadasanaTadasana es una de las primeras asanas que aprendes y en general no le solemos dar importancia porque nos parece que no es una asana, sino sólo estar de pie.

Gran error, ya que es más que estar de pie, porque en general cuando estamos de pie no observamos como está nuestro cuerpo, solo estamos como de costumbre.

Si te observas de manera consciente y sobre todo si lo haces frente a un espejo estando de pie y de perfil, comprenderás lo que voy a detallar ahora.

En tadasana los dedos de los pies deben estar juntos, y lo talones pueden estar un poco separados.

Vista de perfil, la pelvis no debe estar adelantada, con lo cual la cabeza estará adelantada, ni retrasada con lo cual los hombros estarán fuera de esa línea recta con respecto a tus piernas. …

El árbol del Yoga, un libro maravilloso

En las navidades pasadas, llegó a mis manos un libro de yoga, que empecé a leer y no pude dejar de hacerlo.

“El árbol del Yoga” escrito por el Maestro B.K.S Iyengar

Pero además de no poder parar su lectura, por lo interesante que es el libro, me pareció una obra maravillosa, porque me ví identificada con sus palabras.

No solo recorre la tradición, con lo que puedes profundizar en tu aprendizaje si te interesa; sino que va describiendo el proceso de la practica de yoga, desde el inicio y utiliza la metáfora del árbol para ir describiendo cada paso.

Este es un fragmento.

“Para cultivar una planta hacemos primero un agujero en la tierra, ….
Luego introducimos la semilla en el suelo cubriéndola cuidadosamente con tierra blanda para que al abrirse no la dañe el peso de la tierra.
Finalmente, regamos…..
Luego el tallo se divide en dos ramas y echa hojas. Crece continuamente formando un tronco y produce ramas cargadas de hojas que se abren en diversas direcciones.

De forma similar, el árbol del sí-mismo necesita cuidados. Los sabios de la antigüedad, que experimentaron la visión del alma, descubrieron la semilla de ésta en el yoga.”

Y así podría seguir contándote que cada frase es todo un descubrimiento, escrito de modo tan asequible e interesante que te prometo que cuando lo empiezas no lo soltarás hasta el final.

Cuanto más das más recibes

Sabes, hace algún tiempo descubrí por mi misma que cuando más das a los demás más recibes de ellos; y ésto en el sentido de que cuando compartes con los otros, es decir cuando compartes ideas, conocimientos, y sentimientos se crea una corriente de energía positiva que te alimenta.

Yo soy una persona que todo conocimiento que adquiero lo comparto con los que lo quieren escuchar, me entusiasma enseñar aquello que aprendí, pero por el mero hecho de que el conocimiento para mí significa un descubrimiento y como tal, me parece que es maravilloso y se debe compartir.

Hoy cuando llegué a dar clase de yoga, estaba tan cansada, que lo que menos me apetecía era dar la clase; me apetecía poder practicar yo como alumna, pero dado que estamos en fiestas, no había nadie que pudiese dar mi clase, así que la dí; aceptando lo que no podía cambiar.

Y cuando terminé la clase, a la cual por cierto acudieron sólo unos pocos alumnos, había recibido de ellos, mucha más energía positiva de la que yo había necesitado para impartirla y ahora mientras mientras escribo estas líneas te aseguro que es una sensación tremendamente gratificante y que ya tengo observado en muchas ocasiones.

Cuando compartes, cuando enseñas, cuando haces algo por los demás, casi siempre me queda una sensación de satisfacción interior, un estar a gusto con lo hecho que desde luego no tiene precio.

El mantra Om

<

p style=”text-align:center;” align=”center”>

OM es nada-Brahman, “el sonido de lo Absoluto”.

Según las leyes de la fonética sánscrita la vocal “o” se considera resultante de la unión de los sonidos “a + u”. De allí que la tradición india base su análisis en la consideración cuatripartita del OM con los siguientes cuatro elementos:

<

p style=”text-align:center;” align=”center”>a
u
m
el silencio siguiente

Como aparece en el Mundaka-Upanishad (compuesto entre el 400 y 200 ac):

“La sílaba OM es el arco, atman (alma) es la flecha, Brahman es el blanco. Hay que alcanzarlo sin distraerse, hay que unirse a él como la flecha al blanco”.

Aquí es donde terminan las palabras y sólo cabe la experiencia del sonido.

Que es el Yoga

Para entender el Yoga es necesario experimentarlo personalmente, a primera vista parece que no fuera mucho más que una serie de posturas físicas extrañas que mantienen el cuerpo esbelto y flexible. Con el tiempo, cualquiera que siga practicándolo con constancia se dará cuenta de que se ha operado un cambio sutil en su manera de encarar la vida, pues mediante la persistencia en la tonificación y la relajación del cuerpo, y en el aquietamiento de la mente, comenzará a lograr una paz interior que es su verdadera naturaleza.

El yoga es por lo tanto un camino de experiencia personal donde como dice Sivananda:

“Mas vale un gramo de practica, que toneladas de teoría”

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir el chat
A %d blogueros les gusta esto: