equilibrio mental

Definición del yoga de Yehuedi Menuhin

El yoga no tiene religión

Contrariamente a lo que a veces se dice (sin duda por desconocimiento) para practicar yoga no tienes que profesar en ninguna religión específica, de hecho es practicado en todo el mundo por católicos, protestantes, judíos, ateos, agnósticos, budistas, etc.

En palabras de Yehudi Menuhin, director de orquesta judío que aprendió a practicar yoga con B.K.S.Iyegar

“La práctica del yoga despierta un sentido fundamental de la medida y la proporción. Reducidos como estamos a nuestro propio cuerpo- nuestro primer instrumento- aprendemos a ejercitarlo sacando de el la máxima resonancia y armonía.”

Definición del yoga de Yehuedi Menuhin
Definición del yoga de Yehuedi Menuhin

De hecho hoy estaba escuchando una entrevista con Steve McCurry , fotógrafo famosísimo entre otras obras por la “La muchacha Afgana” que lleva haciendo fotografías por todo el mundo, y sobre todo en India, Pakistán, Afganistán y otros, y el periodista le preguntó:

¿Que pudo aprender Ud. como persona en todos estos años, recorriendo tantos países y confesiones?

Y su respuesta fue:

“Aprendí que a pesar de las confesiones religiosas o de las culturas de los pueblos, las personas tenemos más en común que aquello que nos diferencia”.

El yoga te permite ser consciente de tu yo interior a través de las asanas y de la meditación, y todo el que tenga confesiones religiosas sean cuales sean, podrá pensar que ese yo interior en calma y consciente se puede acercar mejor a Dios, pero los que no tengan una fe religiosa también pueden disfrutar conociendo ese ser íntimo que se puede descubrir a través de la meditación.

En la actualidad personas en todo el mundo y con distintas creencias religiosas practican yoga, porque seamos de la religión que seamos; todos necesitamos encontrarnos a nosotros mismos y eso, sin duda ninguna puedes encontrarlo a través del yoga.

Taller de iniciación a la relajación

La relajación es una herramienta muy poderosa para equilibrar nuestra mente y nuestro cuerpo, y por ello cada uno de nosotros debemos practicarla de modo continuado para disminuir las tensiones diarias de la vida.

A través del conocimiento de las distintas técnicas podemos descubrir cual se adapta mejor a nuestras características y circunstancias, ya que no todas producen los mismos efectos, ni tampoco todas valen para todas las personas.

Es por este motivo que he decidido realizar este taller, ya que todos los días me encuentro personas que me dicen que necesitan relajarse pero no saben como, o no tienen los conocimientos suficientes para saber que técnica es la más apropiada.

Cuando: el 13 y 20 de Abril

Os espero a tod@s los que queráis aprender distintas técnicas, practicarlas en el taller y ver los efectos que se producen.

Donde: en Fisionavia, las sesiones tendrán una duración de 1.30 hrs. y si después de participar notáis que no tenéis la voluntad suficiente para practicarla por vuestra cuenta, podéis apuntaros a las clases de relajación que se iniciarán después del taller.

Contenidos: puedes descargar el programa del taller

Adaptación a los cambios de la vida

Por decisión personal, y por deseo de mejora en mi vida laboral, estoy inmersa desde hace algunas semanas en un proceso de cambio.

Cambio de horarios, de empresa, de trabajo en fin, muchos cambios a los cuales estoy adaptándome.

Pero uno de los cambios más importantes es que durante todo este mes de mayo por cuestiones de horario no podré practicar yoga, y ese es uno de los cambios que más me cuesta la adaptación.

El nuevo trabajo está dedicado a la enseñanza en exclusiva, y por lo tanto es lo que yo deseaba, pero por cortesía profesional hasta final de este mes tendré que seguir yendo a mi antiguo puesto de trabajo para instruir a la persona que me va a sustituir.

Esto me produce de momento como digo una incompatibilidad de horarios con el yoga, y os puedo asegurar que mi cuerpo y mi mente lo están notando.

Todo cambio de horarios o lugares de trabajo necesitan un tiempo de adaptación, pero para alguien como yo que practicaba todos los días una o dos clases guiadas, mi cuerpo es el que peor se adapta a esta circunstancia temporal.

Pero además del cambio físico, también hay un cambio psicológico, ya que las nuevas circunstancias siempre generan un nivel de alerta mayor en el sistema nervioso, y por lo tanto este nivel de alerta se traslada a la musculatura, que responde para lo que la biología la dotó que es la supervivencia.

Esto supone que toda la energía muscular se dirige a la huída, o lo que es lo mismo una reacción de estrés.

Solo es cuestión de tiempo, pero os aseguro que la tensión muscular es una consecuencia bastante desagradable, que además reconozco perfectamente de tiempos anteriores a mi práctica de yoga.

Pero de esa etapa habían pasado ya muchos años, y casi no me acordaba de como era tener un bloque en lugar de una espalda relajada y bien preparada.

Solo es cuestión de tiempo y como alguien dijo el ser humano está preparado para aguantar cualquier circunstancia de la vida, incluso las buenas.

Semana Santa de Yoga 2009

Ya estáis todos invitados a participar en una espléndida semana santa de Yoga, meditación, relajación, pranayama y vida sana.

En un maravilloso paisaje de la naturaleza, y con un grupo lleno de energía, puedes encontrar el equilibrio y reencontrarte con él.

Aún estáis a tiempo.

Yo por supuesto también estaré enseñando y aprendiendo como todos.
Datos para apuntarte.
Centro de Yoga Sananda.- 986-227321

Meditación, la mecidina del alma

Hace algún tiempo ya que no hablaba sobre la meditación. Y hoy he leído un guión que me pareció muy bonito en el blog de Stuart y que me gustaría hacerlo llegar también a los que leéis este blog.

“Un lugar de poder”
….Imagina que te has transportado a un lugar de poder, a un espacio de amor y sabiduría. Visualiza este lugar, siéntelo, respíralo, ocúpalo plenamente con todo tu ser. Ahora estás allí sentado, meditando, relajado, atento. Reflexiona sobre tu viaje espiritual – ¿qué heridas necesitas sanar? Mantente abierto, receptivo a lo que surge….

Receptivo a lo que surge”, esta creo que es un frase esencial en la meditación, es una actitud que debemos tener durante la práctica, sin intentar controlar nada, porque nada hay que hacer, solo dejar espacio para lo que surja.

Cuando yo empezaba a practicar meditación, seguramente por mi ignorancia creía que tenía que intentar evitar los pensamientos que me distraían, que tenía que conseguir detener los procesos mentales, y eso me parecía no solo una cuestión muy difícil, sino casi imposible.

Llegó sin embargo cierto día donde sólo me senté para estar, sin intención ya de alcanzar lo imposible.

Me senté sólo para estar y fue entonces cuando de repente sentí con claridad aquello que racionalmente no comprendía, no hice nada, solo dejar que los pensamientos y la actividad mental se produjese de forma natural, sin cortapisas, sin riendas; y ése fue uno de los momentos más gratificantes en la práctica.

De repente desapareció el parloteo mental, la implicación con esa conversación interminable y solo hubo silencio.

Un silencio distinto, gratificante, pleno, ya no existían las palabras, solo una sensación de calma infinita, de absoluto no medible, no calificable, no cuantificable.

Desde aquel momento, la meditación es mi medicina para el alma, cuando me siento a meditar sé que no tengo ninguna meta que alcanzar, mi cuerpo y mi mente se disponen a un único objetivo, por decirlo de algún modo aunque con palabras es muy difícil de explicar  porque el lenguaje nos limita, que es estar presente y estar receptiva a lo que surge.

Sin objetivos, sin juicios, solo observando los procesos, y permitiendo que se produzcan o no.

Ésta como digo fue mi experiencia, pero cada uno debe descubrir la suya propia, no vale lo que dicen los demás, la experiencia ajena sólo es eso, ajena.

Solo la experiencia propia nos permite crecer.

Asanas equilibrio físico favorece el equilibrio mental

En mi práctica descubrí un concepto que me parece importante compartir con todos para podáis descubrirlo también.

Cuando realizas una asana si focalizas la atención en la distribución de manera equilibrada del peso y la posición de cada parte de tu cuerpo el esfuerzo para mantenerla desaparece.

Porque se produce un equilibrio estático y éste equilibrio te va a permitir no sentir un mayor esfuerzo en una parte del cuerpo que en el resto.

Es decir, cada asana se convierte en una postura de equilibrio y es entonces cuando bajo mi experiencia sucede algo mágico. …

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir el chat
A %d blogueros les gusta esto: